3.6.17

'Imperiofobia y leyenda negra', desmontando los tópicos sobre el Imperio español

El ensayo de María Elvira Roca Barea analiza la propaganda antiespañola
https://imagessl3.casadellibro.com/a/l/t0/33/9788416854233.jpg

LOS INTELECTUALES Y ESPAÑA
MARÍA ELVIRA ROCA BAREA

"Analfabetos ha habido siempre pero nunca habían salido de la universidad"


Imperiofobia y Leyenda Negra, el libro de Elvira Roca Barea supone una inyección de autoestima en el ánimo lacónico que caracteriza a los españoles, a quienes se les podría aplicar una versión de la máxima de Pareto: la gente no se cuestiona individualmente lo que colectivamente no le importa cuestionar.
O sea España y su Historia.Algunos sectores de la izquierda se niegan a celebrar el 12 de Octubre porque no se conmemora el descubrimiento de América sino un genocidio. Ése es un tópico que figura en el organigrama de la Leyenda Negra desde el inicio de la guerra en los Países Bajos (1568) con Guillermo de Orange. Luego se incorporó a la Ilustración y más tarde, lo asumieron el liberalismo y la izquierda.

Posteriormente, lo adoptaron los movimientos indigenistas. Y seguirá existiendo porque permite echarle la culpa a otro de las desdichas del presente, ya sea ese presente el de la España decimonónica o actual o el de Hispanoamérica. Es mucho más cómodo culpar a la Historia que asumir la propia responsabilidad. Pero se habla de genocidio...Algunos autores sostienen que había en América cuatro millones y otros 20 cuando se produjo el descubrimiento. Pero esas cifras no tienen base histórica porque no había censo alguno.
Lo que sí se sabe es que cuando llegaron los españoles hubo epidemias devastadoras (como el sarampión) que se pudieron controlar más gracias a que se desarrolló una política activa de control de epidemias, lo que evidencia que el Imperio se preocupaba por la salud de los indígenas.

Usted pone el ejemplo de Juan de Oñate, fundador de San Juan de los Caballeros, la primera ciudad fundada en lo que hoy es EEUU.Oñate llevaba en su expedición mujeres, niños, ovejas y va estableciendo cuarentenas para prevenir contagios cuando contactase con las nuevas poblaciones indígenas.
Eso no lo hicieron los ingleses. Siempre que se habla de las atrocidades que cometieron los españoles se cita la Brevísima (1551) de Fray Bartolomé de las Casas, a quien usted otorga un papel similar al que tiene hoy Chomsky en EEUU.Las cifras de Fray Bartolomé son falsas. Para que fueran verdad, cada español que hubiera pisado América desde el 12 de octubre de 1492 hasta el inicio de las guerras de la Independencia (1810) tendría que haber matado 14 indios al día.
¿Y qué es lo que hizo famoso a Fray Bartolomé? 
Que lo utilizaron los rivales del Imperio Español, esencialmente orangistas y los ingleses.
¿Y qué ha hecho famoso a Chomsky? 
Su posición de renegado interior de EEUU. La particularidad es que Chomsky, como Fray Bartolomé en el siglo XVI, nunca ha sido represaliado por ese imperio que tanto critica sino que ha obtenido enormes beneficios.
¿Fray Bartolomé no conocía bien América?
Su estancia más duradera fue cuando le nombraron obispo de Chiapas (1544-1550), pero sólo estuvo allí unos meses y en ese tiempo, como cuentan sus contemporáneos, ni se preocupó por conocer a los indios ni su idioma. En cuanto pudo, se volvió a España y se pasó el resto de su vida en la Corte.
¿Fue la conquista de América más sangrienta que otras?
¡Al contrario! Fue mucho menos sangrienta. La mayor parte de la expansión de los españoles en América se hizo pactando con indios. Cortés desembarcó con 500 hombres y acabó con el imperio Azteca.Y ni aunque todos ellos hubieran sido Rambos redivivos, hubieran podido tomar solos por ejemplo,

Tenochtitlan (1521), la capital, en donde vivían al menos 80.000 personas. Lo que tuvo que hacer Cortés fue pactar con las poblaciones sometidas por los aztecas que soportaban una tiranía espantosa. En los documentos de los totonacas sobre la caída de los aztecas, ellos consideran que fue Cortés quien les ayudó a ellos. Ellos son los protagonistas, no los conquistadores españoles. Y lo mismo pasó en el resto de Iberoamérica.
¿No hubo exterminio?
El crecimiento de la población en Iberoamérica fue espectacular. México capital tiene en 1621, 7.700 casas y en 1650, 30.000. Y Lima tiene en 1619 25.000, y en 1687, 80.000. Y según el Archivo de Indias, hasta 1700 sólo viajaron a América unos 200.000 españoles. Así que tuvieron que ser los indios o mestizos. Francisco Guerra estudió la Lima virreinal y demostró que había una cama de hospital por cada 101 habitantes. Podemos defendió el asalto a la capilla de Rita Maestre con un Seguimos siendo las brujas que no pudisteis quemar.Caminamos hacia un periodo áureo de indigencia mental. Hablando de cosas serias: ése es un mito que siempre ha estado muy contrastado.

En España las persecuciones de brujas fueron algo muy insólito. Sobre todo, si consideramos que las persecuciones masivas de los protestantes causaron miles de ejecuciones por brujería sin proceso legal alguno.
Por España existió Zugarramurdi y pare de contar.
¿Y por qué no existieron persecuciones de brujas en la España Imperial? Porque existía la Inquisición, que era un sistema legal y reglamentado para todo lo que se consideraba delito o disidencia religiosa. La Inquisición no sólo perseguía la disidencia del catolicismo sino también delitos como el proxenetismo, abuso de menores, falsificación de moneda... Desde 1560 hasta 1700, sólo resultaron condenados a muerte 1.300 procesados en España.

Y considerando que no sólo eran asuntos relativos a la fe sino que también se juzgaban a individuos que habían cometido delitos muy graves. Por ejemplo, hubo un tipo en Valencia al que sentenciaron a muerte por brujería.
En el sumario había constancia de que había matado a varios niños... Pero 1.300 condenados parecen muchos.Pues tenga en cuenta que en los 20 años que Calvino mandó en Ginebra se mataron a 500 personas, en una ciudad de 10.000 habitantes. Y hoy tiene una estatua. O los miles de ejecutados en los primeros años de reinado de Isabel I de Inglaterra.

¿La Inquisición era entonces más fiable que otros tribunales?
Desde luego. Mucho más. La Inquisición ofrecía más garantías al reo. De hecho, el derecho procesal en el mundo católico le ha debido mucho a la Inquisición porque instituyó un sistema judicial con instrucción de casos, jueces, abogados defensores... Su libro desmonta los tópicos de la Leyenda Negra española y de otros imperios. De hecho, sostiene que en su mayoría responden a la propaganda.
En el caso español, la Leyenda Negra parte de las oligarquías de los territorios que estaban bajo dominio español o que se enfrentaron a su poder. En Roma, por ejemplo, decían que todas las prostitutas eran valencianas, porque el papa Borgia lo era. Y Lutero hizo miles de grabados para denigrar a los españoles. Incluso encargó uno en el que aparece Carlos V practicándole una felación a la Iglesia representada como la Ramera de Babilonia.
El protestantismo tenía mucho de nacionalismo.El auge imperial español coincidió con el nacimiento de varios nacionalismos y chocó con ellos. El primero fue el germánico que no encontró la forma de articularse políticamente. Los príncipes alemanes se apoyaron en el protestantismo para poder luchar contra Carlos V y su idea de una Europa unida. El protestantismo creó iglesias nacionales mientras que España se apoyó en la idea multinacional de la religión católica, que era en un sistema moral en el que podrían convivir diferentes naciones.
¿Cuál es el recorrido de la hispanofobia?
La hispanofobia nace en cuanto comienza la expansión territorial de España hacia Italia.
Choca de plano con el humanismo italiano que son los primeros en decir que somos ignorantes, bárbaros... y vive en el repertorios de las autojustificaciones de las iglesias protestantes, Ilustración, etcétera, siempre preparado para reforzar la autoestima del norte. En la crisis de 2007, la prensa internacional recurrió a los viejos tópicos de la Leyenda Negra:

España siempre ha sido un lugar atrasado y raro, un país que casi no puede considerarse europeo, bárbaros y medio africanos. Ya en grabados del siglo XVII nos representan como PIGS.
Claro, los españoles eran cerdos, esto es, marranos, judíos, a pesar de su expulsión en 1492. Sí.
Pero eso era absolutamente habitual en la Europa de entonces. Y claro que decían que estábamos mezclados con los judíos. Nos llamaban marrani. Marranen en alemán. Y luego, según el territorio aplicaban diferentes formas para denigrar a los españoles. La hispanofobia tiene un vínculo fortísimo con el antisemitismo. Posteriormente, a los Países Bajos e Inglaterra les funcionó el tópico de que éramos unos bestias, para lo que el relato de Fray Bartolomé fue fundamental. En 1578 se editó en Holanda y Francia con el subtítulo: Tiranías y crueldades perpetradas por los españoles en las Indias Occidentales. Para que sirvan de advertencia a los Países Bajos. Era propaganda.
¿Eso es imperiofobia?
La imperiofobia es un fenómeno racista. Lo entendemos mejor cuando el grupo humano sobre el que recae el racismo es un grupo minoritario, periférico y marginal... Pero es que eso puede pasar a la inversa. Esto es, un grupo humano que ocupa una posición sobresaliente en un continente o a nivel mundial y que por eso, tiene que ser moralmente inferior, bárbaro. Como ha sucedido con los rusos, con los españoles y ahora con los americanos.
¿Por qué triunfa? 
Porque provoca un alivio moral. Pero los propios españoles hemos terminado asumiendo los tópicos de la Leyenda Negra. Todos los imperios tienen un sistema interior de autocrítica constante que es muy eficaz porque hace que mejoren las cosas y evita degradaciones.

La generación de 98 legó a los españoles un constante cuestionamiento.Las generaciones a las que les tocó perder los territorios de ultramar no fueron capaces de enfrentarse a ese hecho con valentía y se pasaron la vida buscando culpables del desastre. Y para no echarse la culpa a ellos mismos, intentaron situar el problema de la responsabilidad tres siglos atrás. Ahí viene el problema de la asunción de los tópicos de la Leyenda Negra.
Por ejemplo: ¿por qué perdimos el Imperio? Porque fuimos bárbaros, intolerantes... Todo para no asumir la propia culpa.Los españoles tenemos falta de autoestima.Pues no tenemos motivos. Es curioso que teniendo, por ejemplo, la escuela de Salamanca que sentó parte de las bases de lo estudios de economía o la expedición de Balmis, que sirvió para vacunar de viruela a cientos de miles de personas sigamos sintiendo que somos inferiores. Ni somos más corruptos, ni más
 inútiles, ni más ignorantes.
¿A qué se debe?
A España le ha pasado una cosa muy rara con sus élites intelectuales. A partir del siglo XVIII, esas élites asumieron todos los tópicos de la Leyenda Negra. Y eso se ha repetido generación tras generación. Se nota viendo la televisión.
¿Los Países Bajos del Imperio Español tienen semejanza con Cataluña? 
Todo nacionalismo necesita un enemigo para crecer. En los Países Bajos se produjo un proceso de segregación que llevó a una parte de la población (los católicos holandeses) a vivir en un estado de apartheid durante siglos. Y reinventaron la Historia. Hay que tener en cuenta que había más holandeses luchando en los tercios del duque de Alba que en el ejército de Guillermo de Orange que usaba mercenarios.

En Cataluña hay una gran parte de la población que vive en el exilio interior y el nacionalismo lleva más de 40 años inventándose la Historia.Pues los holandeses se independizaron.Porque les apoyaba Inglaterra, Francia... Nadie en Europa apoya la independencia de Cataluña.
¿Cuál es el problema de Europa?
No ha sabido aceptar su posición subsidiaria en el imperio hegemónico que es EEUU. También que se ha acabado con la gran educación europea que producía ese sustrato de clase media culta que garantizaba la pervivencia de la democracia. Siempre ha habido analfabetos pero ahora salen de las universidades. Usted ha enseñado en Harvard.
¿También allí?
Bastante. 
Gente que sepa expresar por escrito lo que sabe empieza a escasear en todas partes. Ahora en los colegios ingleses no enseñan a Kipling para no ofender sensibilidades.
¿Un nuevo índice de los libros prohibidos?También ingleses y franceses prohibieron libros. Desde que las iglesias han dejado de elaborar la moral social, han aparecido una serie de administradores de la moral que son los que vienen a decirnos qué tenemos que creer y pensar.

87 Comentarios
EMILIA LANDALUCE 17/12/2016 03:03
---------------------


-----------------------


------------------

"Una especie de libro de autoayuda para españoles con la autoestima dolida", dice la autora

02.03.2017  ANA ROMERO (TVE)

Imperiofobia y leyenda negra, el ensayo de María Elvira Roca Barea que analiza los tópicos difundidos desde el siglo XVI según los cuales España sería un país bárbaro y atrasado, va ya por su sexta edición.

La autora sostiene que "se ha convertido en una especie de libro de autoayuda para españoles con la autoestima dolida que son todos en realidad. Porque son siglos de propaganda acumulada que se han terminado transformando en una versión del Imperio español y de España que todos hemos aceptado."

Profesora de instituto en Málaga Roca ha trabajado para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y ha enseñado en la Universidad de Harvard. Los dos últimos años los ha dedicado a escribir este libro fruto de toda una vida de estudio. Roca sostiene que lejos de ser un fenómeno superado la leyenda negra está muy presente. "En la crisis de la prima de riesgo la prensa inglesa y la alemana han manejado esos tópicos porque existe un estado de opinión pública en Europa según el cual España es un país inseguro, atrasado, gente con propensión a la barbarie etc. Uno alienta eso un poco. Lo remueves-explica- y te encuentras con un caldo de cultivo que te permite subir la prima de riesgo de una manera extraordinaria".

El imperio español ocupó 20 millones de kilómetros cuadrados y se mantuvo durante tres siglos, por extensión sería el cuarto más importante detrás del británico, el mongol y el ruso. La autora sostiene que sólo los imperios útiles se mantienen. "Los imperios si no consiguen dar más de lo que que quitan no se consolidan, se transforman en una aventura que dura una generación como el de Napoleón o el de Alejandro Magno. Para que un imperio se consolide tiene que convertirse en una herramienta, en un mecanismo de integración de gentes distintas. Todos los imperios son multinacionales y consiguen aglutinar a esa gente e incorporarlos a un sistema de vida común que en general mejora su vida. En el periodo central de todos los imperios hay crecimiento demográfico, mejoras en las ciudades, en las comunicaciones etc".

¿Entonces por qué reciben tantas críticas los imperios? Según defiende la autora de Imperiofobia y leyenda negra, su expansión choca siempre con oligarquías previamente instaladas que responden atacando. En el caso del español el movimiento empezó en Italia dónde se establecen las bases de la hispanofobia. Se habla de la inferioridad de la raza por haberse mezclado con los judíos, los españoles serían por tanto marranos, impuros. Después se señala su incultura, su barbarie, se hace hincapié en que se mueven sólo por el deseo de riqueza y en que sus costumbres son licenciosas. Un modelo similar seguirán los nacionalismos germánicos y los historiadores ingleses.

"Durante el periodo Victoriano -comenta la autora- se reescribe toda la historia de Europa a mayor gloria del imperio británico y desde luego en ella tenían que estar los españoles con todas sus maldades".
Lienzo de Tlaxcala.


Un dibujo anterior a 1560 y representa hechos ocurridos en 1522 cuando Cristobal de Olid y los tlaxcaltecas derrotaron en la zona de Guadalajara (Jalisco) a los aztecas y sus aliados.

La leyenda negra de España tiene dos momentos álgidos. La inquisición y la conquista de América. "La Inquisición por supuesto era una realidad -explica Roca- pero se trataba de una institución pequeña, que tenía pocos recursos y no era capaz de provocar los miles de muertos que se le han achacado.

Su gestión de la intolerancia fue mucho más benigna que la de los territorios británicos o los principados luteranos. La Inquisición tiene la gran ventaja de haber sido una institución extraordinariamente burocratizada. Hay quintales de documentos, por ejemplo entre 1560 y 1700 fueron condenadas a muerte 1.346 personas.

Hay que entender que la Inquisición no solo juzgaba la herejía religiosa o la disidencia religiosa sino que entendía de delitos que hoy también lo son, como la pederastia, el tráfico de personas, la falsificación de monedas... De esos 1300 muertos si viéramos las condenas la mayor parte serían por delitos que hoy también se consideran como tal y sin embargo lo interesante es como siendo pequeña se la ha transformado en esa inmensidad".

Como ejemplo de error histórico la historiadora señala el caso de Galileo. Cuando en 2009 para celebrar el cuarto centenario de la invención del telescopio se preguntó a los estudiantes universitarios por Galileo el 90% pensaba que fue torturado y muerto por la Inquisición. En realidad la condena de Galileo, obra de la Inquisición Romana, fue de prisión perpetua, sustituida después por arresto domiciliario.

En el caso de la conquista de América, María Elvira Roca niega que existiera un genocidio. "La conquista -sostiene- se basó en pactos con los indígenas. Los españoles siempre fueron muy pocos. La capacidad de trasportar población desde la Península Ibérica hasta América era muy limitada.

El Archivo de Indias habla de 250.000 españoles desplazados como máximo hasta 1700, entonces América estaba ya llena de ciudades muy pobladas. ¿De dónde sale esa población? Es población indígena. Los españoles, claro que guerrearon, pero guerreaban y pactaban e incorporaban esas poblaciones, sino hubieran imperado sobre los desiertos porque no había españoles suficientes para poblar América".

En la portada del libro María Elvira Roca ha colocado un grabado que recoge el pacto entre Hernán Cortés y los Tlaxcaltecas. "En América -añade- había pueblos con intereses muy distintos, y los españoles supieron aprovechar esas diferencias para pactar con unos, incorporar a otros y vencer a los que eran de espíritu más belicoso. Normalmente -continúa- después del primer encontronazo el indio aceptaba aquella situación porque en general su vida mejoraba. Los españoles venían acompañados por un cuerpo jesuita que en general eran muy buenos agricultores, daban a conocer cultivos que mejoraban la irrigación y la vida del pueblo mejoraba".

Grabado holandés anónimo del siglo XVI que representa a los españoles como cerdos.

En Imperiofobia y leyenda negra la autora analiza también el imperio romano, el ruso, y el norteamericano. Este último ha heredado la mala fama del imperio español. "Se les califica de bárbaros, incultos y horteras. Los españoles también lo eran para los humanistas italianos que nos consideraban un país medieval. Los germánicos nos acusaban de tener la sangre estropeada por la mezcla con los judíos algo que también se achaca a los norteamericanos, pasto del antisemitismo"

María Elvira Roca mantiene que luchar contra la leyenda negra es para España casi una batalla perdida pero no se resiste a asumir la derrota de antemano. "La derrota decía Cervantes es patrimonio de las almas nobles, por lo menos hay que ir a la pelea aunque le derroten a uno".

-----------------------------


-------------------------------------

Profesora de Lengua y Literatura 

"La leyenda negra española no es un fenómeno excepcional"

La investigadora malagueña María Elvira Roca, antigua profesora en la Universidad de Harvard
08.12.2016 



¿Qué papel ha jugado la literatura en la consolidación de la leyenda negra?


No ha sido pequeño en la leyenda negra. Desde el teatro isabelino hasta ahora mismo.
¿Quién es el asesino en El nombre de la rosa? Un monje dominico español. Es un personaje de la literatura universal: el fanático monje español, normalmente asesino y a partir de la Ilustración, libidinoso.
Lo hallamos en Schiller y en el padre Bocanegra de Pérez Reverte. Todos repitiendo lo mismo como un mantra. Este capítulo me ha divertido mucho escribirlo, la verdad. No, ni la literatura ni la historia de Europa pueden prescindir de la leyenda negra. La historia de Europa está construida sobre los pilares de la leyenda negra, ¿cómo quiere Vd. que desaparezca? Habría que escribir otra historia de Europa. Lo que hemos estudiado en los libros es la historia de Europa que se escribe en el siglo XIX y convierte, por ejemplo, el fracaso de la Invencible en un hecho trascendental, cuando la realidad es que no significó nada ni siquiera en aquella guerra concreta.
¿Qué papel jugó la prensa española en la imperiofobia a Estados Unidos a raíz de la Guerra del 98?, ¿fue España el primer país en difundir el sentimiento antiyanki?

El antiamericanismo en Europa y en España es mucho más viejo. Su primera manifestación sólida se produce en la Ilustración, con la teoría de la degeneración que la Ilustración francesa esparció por todo el continente. Según ella, América es un continente donde las especies animales e incluso humanas han degenerado y más que van a degenerar. Los franceses han perdido todos sus territorios de ultramar en 1763 (Tratado de París) en guerra contra los ingleses. 
Los ilustrados españoles, con Carlos III a la cabeza, asumieron estas ideas como una verdad científica
¿Qué le parece el punto de vista de algunos historiadores catalanes sobre la Guerra de Sucesión que ven como un conflicto entre España y Cataluña? ¿Se está gestando una nueva leyenda negra por parte del nacionalismo catalán?

La leyenda negra fue y sigue siendo un puntal en el montaje ideológico de los nacionalismos, desde el siglo XIX hasta ahora. Esto no es nuevo. Para Sabino Arana, Blas Infante y Prat de la Riba había que ir contra España, porque España era el atraso, la barbarie, la intolerancia y, asumidas las ideas del racismo científico europeo, una raza degenerada además. El nacionalismo es una ideología dual (bueno-malo, blanco-negro, conmigo o contra mí) que crece y prospera creando enemigos, que no tiene, y solo creando enemigos. Es decir, que depende de la confrontación para crecer y prosperar.

El estudio desmitifica la mala imagen del imperio español y los casos de Roma, Rusia y Estados Unidos
­­María Elvira Roca, malagueña de El Borge, se adentra en la leyenda negra del imperio español al tiempo que aborda otros casos para restar excepcionalidad a este fenómeno. Profesora de Lengua y Literatura en el IES Huerta Alta de Alhaurín de la Torre, ha trabajado para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, así como para la Universidad de Harvard varios años. Sus antiguas profesoras, Rosa Francia y Martina Martínez, presentan esta tarde a las 19 horas en el Ateneo de Málaga su obra Imperiofobia y leyenda negra. Roma, Rusia, Estados Unidos y el imperio español, editada por Siruela.

¿La leyenda negra española es cronológicamente la primera operación de publicidad negativa de un imperio o hubo algo parecido con anterioridad? Estoy pensando en la pésima visión que los griegos dieron al mundo del imperio persa.

 
En absoluto es la primera. Lo que sucede es que nuestro conocimiento depende de las fuentes escritas que conservemos. Pero sabemos lo suficiente como para poder afirmar que la intelectualidad griega fabricó una parte destacada de la leyenda negra de los romanos y desde luego de los persas, pero en este segundo caso disponemos de muy poco material. Para demostrar que la leyenda negra no es un fenómeno histórico excepcional he comenzado en mi libro a estudiar el fenómeno en Roma.

¿Quién acuñó el término?
La expresión «leyenda negra» comenzó a utilizarse en torno a 1898 para aplicarse a las deformaciones de la propaganda antiespañola. Es probablemente Emilia Pardo Bazán quien la pone de moda en la prensa, pero es desde luego Julián Juderías quien convierte el sintagma en una realidad histórica concreta y referida a España y quien comienza a estudiarla de manera organizada y sistemática. Sin su obra publicada en 1914 no estaríamos hablando de esto ahora o estaríamos usando otros términos. Se le debe mucho a Juderías, mucho. Demostró un coraje extraordinario y una capacidad poco común para penetrar en los prejuicios y las mentiras de la propaganda que los intelectuales españoles, incluidos los historiadores, habían asumido como verdades incuestionables.

¿Se puede fijar su nacimiento por algún acontecimiento concreto o más bien hablamos de un cúmulo de hechos?
La leyenda negra española no es un fenómeno excepcional. Uno de los propósitos principales de mi trabajo ha sido demostrar que esa idea del excepcionalismo español, en ninguna de sus facetas, es cierta. Nuestra leyenda negra no es más que un caso particular de imperiofobia y esta es un fenómeno universal que se genera siempre que se dan una serie de condiciones: un imperio en expansión y poderes locales que se resisten a ser absorbidos o arrinconados por esos imperios.

Si esos poderes locales disponen de una clase intelectual lo suficientemente sólida, comenzará inmediatamente a manifestarse este prejuicio, que tiene siempre un componente racista. La hispanofobia comienza a ser visible en Italia, porque la expansión de los españoles comienza ahí. Y son los humanistas italianos los responsables. 


Durante varios siglos, el humanismo italiano esparcirá insistentemente la idea de que los españoles son marranos, término que acabará siendo sinónimo de español en la Italia del siglo XVI, por haberse mezclados con los judíos y con los moros. Por lo tanto además son malos cristianos, esto es, moralmente inferiores. Y fíjese si estas visiones arquetípicas están ancladas en el subsuelo de la mentalidad europea, que mucho siglos después vinieron los románticos a España buscando una Edad Media milagrosamente conservada. Luego el protestantismo ampliará esta visión deformada de los españoles igualándolos con el Anticristo y a toda forma de depravación moral. Más tarde la Ilustración remozará los tópicos de la hispanofobia añadiendo la ignorancia y el retraso cultural. Y finalmente el liberalismo vendrá a darle a todo esto el lustre de la modernidad.

Uno de los aspectos más famosos de la leyenda negra fue el encarcelamiento, por orden de Felipe II, de su hijo Carlos, que terminó muriendo en prisión. ¿Qué hay de cierto en esa imagen de Felipe II como un padre cruel que ordenó la muerte de su heredero?
Ese es uno de los tópicos favoritos de la leyenda negra. Es creación de Guillermo de Orange y hace ya mucho tiempo que nadie se lo toma en serio. Tiene que ver con el problema de legitimidad que acosó siempre a los rebeldes holandeses. Hay que tener en cuenta que Felipe II era el rey legítimo de esos territorios que heredó de su padre, el flamenco Carlos V. Rebelarse contra el rey, contra el señor natural, no era cosa fácil de justificar en aquel tiempo. Para hacerlo Orange tuvo que denigrar la figura del monarca más allá de lo verisímil, porque solo convirtiendo al rey en un tirano sanguinario, casi loco, podía Orange justificar su rebelión. Lo acusó entonces de un crimen que en todo tiempo y lugar nos parece monstruoso: matar a un hijo. Y para redondear la obra también lo acusó de incesto.

Con respecto a la acción de los españoles en las Indias, algunos historiadores dan por bueno el testimonio de Bartolomé de las Casas en su Brevísima relación mientras que otros consideran que el dominico exageró. ¿Qué opina?
Hace ya tiempo que nadie medianamente informado se toma en serio las afirmaciones de fray Bartolomé. Si los datos de fray Bartolomé son ciertos, cada español, incluidos mujeres y niños, que puso el pie en América desde 1492 tuvo que matar catorce indios diariamente hasta las independencias en el siglo XIX. Fue Philip Wayne Powell el que hizo el cálculo en su estupendo libro El árbol del odio. Esto es inverosímil, claro está. Lo que hay que preguntarse es por qué se hizo famoso fray Bartolomé y por qué lo conocemos. Su obra clave y mil veces citada, la Brevísima relación de la destrucción de las Indias llevaba décadas editada sin que nadie le hiciera mucho caso. Y, de pronto, se convierte en un best-seller y se traduce a varios idiomas. ¿Por qué? Porque sirvió de argumento principal a una de las campañas de propaganda orangista destinada a animar el alicaído secesionismo neerlandés. Era como decir «así tratan los españoles a los habitantes de su imperio; si hasta ellos mismos lo dicen; ¿pero no veis lo que os va a pasar?». Le costó a Orange mucho promover una nueva rebelión y solo pudo hacerlo con ayuda de Francia e Inglaterra.


¿Hubo grandes excesos a lo largo de toda la conquista española de América o solo en los inicios, como defienden algunos?
La conquista de América se hizo con los pueblos indígenas y hubo luchas pero hubo pactos, muchos pactos y duraron siglos. De eso nació el Derecho de Indias, una rama peculiar del derecho español.


¿Qué le parece la opinión de algunos políticos españoles que cada Día de la Hispanidad denuncian que hubo genocidio contra los pueblos indígenas durante la conquista?
Los europeos, incluidos nuestros políticos del buen rollito, dicen «indígenas» y se quedan tan panchos. Hacen gala de un desconocimiento edénico sobre lo que nombran, pero se sienten con derecho a opinar, como todo europeo cree que lo tiene. Así que dicen «indígenas» y se creen que todos son uno, que todos los indios son el mismo indio, que solo nosotros tenemos individualidades y diferencias. De esta convicción profunda y nunca expresada vino a nacer el disparate del buen salvaje de Rousseau. 


Mire: había muchos indios, muchas clases de indios, con muchas lenguas y profundas diferencias culturales entre sí y los españoles del siglo XVI, que tenían la cabeza mucho más despejada de prejuicios que los de ahora, supieron verlas y supieron relacionarse exitosamente con esa realidad complejísima. Los españoles lucharon contra algunos indios, pero se aliaron con muchos más y supieron hacer de esta mezcla un imperio formidable que ofreció casi tres siglos de paz, prosperidad y mestizaje productivo a una parte grande de la humanidad.

Con respecto a la Inquisición, ¿la leyenda negra exageró el número de muertes? ¿Fue una institución atípica en Europa durante su larga existencia?
No solo exageró, sino que exageró hasta lo increíble, pero eso está ya muy investigado. Otra cosa es que esas conclusiones realistas hayan llegado, no ya al común de la gente, sino incluso al mundo académico. Acabo de leer dos libros, uno de 2011 y otro de 2014, escritos por dos profesores universitarios, en los que vuelve a decirse que la Inquisición fue responsable de decenas de miles de muertos. En la década de los 70, Jaime Contreras y Gustav Henningsen hicieron lo que había que hacer, esto es, estudiar documentos y datos y no repetir las afirmaciones de la propaganda. En su investigación sobre las 44.676 causas abiertas por la Inquisición entre 1540 y 1700 demostraron que había habido 1.346 condenas a muerte. 


Claro, para hacer esto había que dejarse las pestañas en los archivos. Aquí hay que tener en cuenta además que la Inquisición entendía de delitos que lo son todavía hoy: la falsificación de moneda, documentos, las ediciones ilegales, el proxenetismo, la violencia sexual, etcétera. En un periodo de 20 años Calvino quemó a más de 500 personas en Ginebra por herejía. En una ciudad que tenía unos 10.000 habitantes. 

Haga números y verá la diferencia desproporcionada que hay entre la persecución por disidencia religiosa en las zonas católicas y las protestantes. Pero insisto: las condenas a muerte de la Inquisición que acabo de mentar no fueron solo por disidencia religiosa. Uno de los propósitos de mi trabajo ha sido mostrar lo que la historia oficial de Europa no quiere enseñar. Como las leyes de discriminación religiosa que estuvieron vigentes en países como Holanda o Inglaterra hasta mediados del siglo XIX o los pogromos contra los católicos en la Alemania de Bismarck, la Kulturkampf.

En los Países Bajos mentar al Duque de Alba es casi como nombrar al diablo. ¿Tan cruel fue el enviado de Felipe II?
Pues no más que otros. O más bien menos que otros. Lo interesante del conflicto en los Países Bajos no es que Alba fuese transformado en un monstruo. Esto Orange sabía cómo hacerlo y lo hizo con éxito varias veces, con Felipe II, con su segunda esposa Ana de Sajonia€Lo fascinante es cómo el nacionalismo orangista ha conseguido hacer invisible la verdad de aquel conflicto y transformar lo que fue una guerra civil de neerlandeses contra neerlandeses en una guerra de liberación nacional entre opresores españoles y oprimidos holandeses. Esta parte ha sido la más interesante: investigar y comprobar que hubo más holandeses luchando con Alba que contra él y que la mayor parte de las tropas orangistas estaban compuestas por mercenarios extranjeros pagados por Inglaterra, Francia y los príncipes luteranos alemanes.


En su libro estudia la imperiofobia en Roma, Estados Unidos y Rusia. ¿Qué aporta este punto de vista a la leyenda negra española, su falta de excepcionalidad? ¿Encuentra muchas diferencias en el grado de aversión a estos imperios?
El punto de vista de la excepcionalidad encubre en realidad un alivio muy socorrido. Y no solo no es cierto, sino que es dañino. Como todo lo que nos pasa es raro y diferente, ¿para qué vamos a esforzarnos en enderezar las cosas? Demasiado bien estamos con la historia que hemos tenido€ luego a echarle la culpa a otro y a no hacer nada. Y suma y sigue. A eso he dedicado la parte última de mi trabajo. A combatir la idea de que podemos desentendernos de la historia impunemente. Podemos desentendernos, pero impunemente no.



------------------------------ 

 ¿Qué se reprocha a España? ¿Cuáles son los pecados que ha venido arrastrando durante siglos y de los que nunca ha sido absuelta, pecados que los propios españoles no se perdonan? ¿La actuación de la Inquisición? ¿La conquista y colonización de América? ¿El mítico “carácter nacional” (Caro Baroja), codicioso, orgulloso, fanático, perezoso e ignorante, marcado por esa brutalidad tan enraizada cuyo símbolo es la fiesta de los toros, que tanto horroriza a la sensibilidad occidental? ¿Su raza mestiza, mezcla de moros y judíos, tan demonizada?

Las últimas investigaciones han desmitificado la imagen de Felipe II, acusado injustamente de asesinar a su propio hijo; han revisado a la baja la represión del duque de Alba en los Países Bajos (que el príncipe de Orange magnificó para justificar su sublevación contra el imperio español), han reducido el número de víctimas de la Inquisición (institucionalizada, organizada y burocratizada, cierto, pero menos mortífera que otras). Y han explicado en parte el desplome demográfico de la población indígena americana por las enfermedades y el traumatismo de la conquista. En un estudio actual sobre la despoblación de Nuevo México, investigadores de Harvard sostienen que tuvo lugar un siglo después de la llegada de los españoles y que fue esencialmente fruto de epidemias.

Nunca hubo voluntad de exterminar a los indios porque eran la mano de obra de los encomenderos

Los datos aportados por testigos y cronistas dan fe de los hechos inhumanos de los primeros 50 años de la conquista. Eso no se puede negar. Pero nunca hubo voluntad de exterminar a los indios porque eran la mano de obra de los encomenderos y porque la Corona les protegió con su legislación, aunque esta no siempre se cumplió. Y, si bien los conquistadores fueron violentos y crueles, no lo fueron más que los alemanes en Venezuela (bajo el gobierno de la casa Welser), los británicos en Estados Unidos (extinción de la mayoría de los pieles rojas), los holandeses o los franceses cuando tuvieron oportunidad de serlo. No podemos juzgarlos desde nuestros valores actuales, sino desde la perspectiva de unos cristianos imbuidos de fuertes convicciones religiosas y de un sentimiento de superioridad, que contemplaban horrorizados cómo unos “bárbaros” hacían sacrificios humanos y practicaban la antropofagia.

La pregunta se impone: ¿por qué ha sufrido España un trato diferente al de otros países europeos cuya historia ofrece episodios de crueldad e iniquidad similares? ¿Por qué se han subrayado y, a veces exagerado y falseado, los aspectos negativos de su historia, obviando deliberadamente los positivos? ¿Por qué ese ensañamiento?

La leyenda negra fue fruto de la hegemonía española durante el periodo 1450-1650 y de los rencores que despertó en Europa su expansión territorial, su poderío militar y su dominio cultural (sobre todo en los países protestantes como Inglaterra y Holanda). Es verdad que otros países padecieron también campañas de desprestigio, pero la propaganda antiespañola presenta dos rasgos distintivos. No fue efímera y ha estado teñida de vituperios contra el carácter y la raza españoles.

Si se puede hablar de leyenda negra es porque las críticas no se limitaron a denunciar la política colonial, religiosa, sociopolítica o económica de España (una política que cabría corregir en el futuro), sino que criminalizaron rasgos étnicos y geográficos, inalterables por definición, que fijaban para siempre a los españoles en una condición de inferioridad. Un ejemplo. Un folleto inglés de 1598 describía a los españoles como una mezcla de “una taimada zorra, un voraz lobo y un rabioso tigre”, además de “un inmundo y sucio puerco, una lechuza ladrona y un soberbio pavo real”. Y aludía a “la perversa raza de esos medio visigodos (...) semimoros, semijudíos y semisarracenos”.

El dicho de que África empieza en los Pirineos debió de calar hondo en la mentalidad europea

En el siglo XVIII la Europa ilustrada marginó a una España semiafricana de hábitos y gustos de “origen no europeo” (Montesquieu, Kant) que quedaba fuera de la franja de los 40 a 50 grados de latitud en que habitaban los países civilizados (Buffon). Los enciclopedistas como Diderot seguían viendo a España como la patria de los conquistadores, no como el país que llevaba a cabo una política ilustrada (con Carlos III), que más dinero invertía en las expediciones científicas a América (según Humboldt) y que había fundado 20 universidades. En el XIX, el dicho atribuido a Alejandro Dumas de que África empieza en los Pirineos debió de calar hondo en la mentalidad europea, pues al diplomático Juan Valera solían preguntarle si en España se cazaban leones.

Julián Marías se preguntaba qué tiene de peculiar la historia de España para haber engendrado el monstruo de la leyenda negra. Que algunos intelectuales españoles (Las Casas) la fomentaron ha sido subrayado. Que la propaganda antiespañola disimulaba las ansias coloniales de los rivales de España es notorio. Basta recordar las palabras atribuidas a George Canning (ministro británico de Exteriores que apoyó los movimientos independentistas de la América hispana, con el envío de mercenarios ingleses y el contrabando de armas): “¡Sudamérica libre y, en lo posible, inglesa!”. Pero tal vez se olvide que España fue el país colonizador que paralizó por primera y única vez una conquista, para determinar cuál era el trato justo que se debía otorgar a los pueblos conquistados (Controversia de Valladolid).

María José Villaverde es catedrática de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid y codirectora del libro colectivo La sombra de la leyenda negra (Tecnos).

------------------------------


 
Mural de Diego Rivera, expresión de la leyenda negra en América

Partir de una perspectiva original, establecer conexiones inéditas y opinar libremente con intención de polemizar sobre un asunto, son las características que distinguen al ensayo. Es lo que ha hecho la profesora Elvira Roca (El Borge, 1966), un ensayo que, si no ha generado aún un debate intenso, es porque lleva pocos meses en la calle. Esperemos que se discutan sus ideas, porque son provocadoras, apasionadas y tocan cuestiones de actualidad. Roca aborda la Leyenda Negra y la vincula a un concepto más amplio, la imperiofobia, enfermedad de la opinión producida por el agente patógeno de la propaganda, que han padecido todos los imperios y cuya versión más actual sería el antiamericanismo.

En el caso español, este mal afectó a su imperio cuando existió -desde finales del siglo XV a 1898- y se ha cronificado en forma de hispanofobia. La Leyenda Negra, forma específica de antiespañolismo, nació hace siglos y pervive hoy dentro y fuera de nuestras fronteras. ¿Por qué?

Eso es lo que trata de esclarecer el volumen. Primero rastrea el origen de la Leyenda Negra dentro de una actitud amplia de rechazo y denigración de los imperios, empezando por Roma hasta el norteamericano. Luego identifica los contenidos básicos de esta construcción propagandística contra toda potencia hegemónica -barbarie, codicia, fanatismo religioso, violencia- y explica cómo se han atribuido tales culpas a los españoles -genocidio americano, Inquisición, militarismo, racismo, incultura-. Y por fin denuncia la vigencia de la Leyenda Negra con unos rasgos muy nítidos desde la Ilustración hasta nuestros días, un prejuicio cuya particularidad más singular, y que a la vez le dota de eficacia, es que no solo pervive entre quienes la crearon -extranjeros-, sino que se pasea con buena salud entre los propios españoles, que nos la creemos.

Eso es lo más penoso y peligroso, según Roca, que hayamos asumido los tópicos que se reprochan a la historia de España. Según su argumentación, fueron los humanistas italianos, alemanes y flamencos quienes forjaron la propaganda antiespañola en reacción contra la potencia dominadora en ascenso. Luego los protestantes de todo lugar unieron España y catolicismo porque necesitaban demonizar a sus enemigos. Después actuaron las potencias rivales, Inglaterra, Holanda y Francia, celosas de un imperio transcontinental envidiado. Y para remate ayudaron a la Leyenda los Estados Unidos cuando se lanzaron a sustituir a España en América.

Historiar prejuicios es delicado porque supone estudiar medias verdades, las mentiras más persuasivas. Para ello Roca lidia sin miedo con literatura de diversa naturaleza, manipulaciones más o menos hábiles y colaboradores ingenuos o malintencionados, pues de todo hubo. Hay que reconocer que frente a los notables éxitos de la propaganda extranjera y protestante, las respuestas españolas y católicas tuvieron mínima repercusión.

Lo más lamentable, según la autora, es el proceso de interiorización de la Leyenda Negra, que arranca de la abrumada reacción ante el llamado desastre de 1898. Sin embargo, la pérdida de Cuba y Puerto Rico no fue más que el certificado de defunción de un imperio ya fenecido. Las elites intelectuales y políticas de enton- ces, en lugar de buscar en ellos mismos y en la historia reciente las causas de la liquidación, optaron por lo más fácil, que fue achacar el colapso del imperio a quienes lo habían puesto en pie en el siglo XVI y XVII, y de ahí que asumiesen los puntos principales de la Leyenda Negra. Por pereza intelectual y por intereses ideo- lógicos la propaganda vence a la historia.

Un caso evidente es la Inquisición, que si bien ha sido objeto de una notable revisión gracias al esfuerzo de los historiadores en las últimas décadas, sin embargo poco de ello ha calado en la opinión pública, sea más o menos formada. 


Se sigue pensando sobre el Santo Oficio en los términos de antaño, esa visión negra y criminal erigida por los protestantes por motivos obvios, posteriormente proyectada por los ilustrados europeos y hecha suya por españoles como Goya o Llorente. Pues bien, está viva hoy incluso entre universitarios españoles -doy fe de ello por mi experiencia docente. La lucha entre la búsqueda crítica de la verdad y las impresiones prejuiciosas, heredadas y compartidas por la mayoría, no tiene fin y es una tarea tan hercúlea como incierta.

Ahí se sitúa el ensayo de Roca, en la denuncia del catálogo de mentiras y medias verdades que han alimentado la Leyenda Negra y que la mantienen fresca, transformada en verdad por efecto de la repetición y la falta de reacción de quienes tienen la responsabilidad de combatirla.

No hace falta estar de acuerdo con todo lo que dice la autora. De hecho hay planteamientos suyos francamente discutibles, como por ejemplo que el afán de denunciar la reiteración de determinados tópicos por la historiografía le lleve a impugnar la totalidad del trabajo de algunos historiadores españoles muy meritorios; o que induzca a confusión porque mezcla fenómenos como el victimismo nacionalista con la oposición a lo imperial y con la confrontación ideológica o religiosa, fenómenos cercanos pero de diferente configuración y sentido; o que tienda a simplificar las categorías y las comparaciones y con ello desenfoque las particularidades de cada caso.

Aunque no creo que Elvira Roca haya pretendido que el lector esté de acuerdo con todo lo que dice. De hecho, deja clara su postura personal desde el principio y el tono desinhibido, irónico a veces y apasionado siempre de su escritura revela que su objetivo es la agitación del panorama somnoliento dominante, denunciar sin tapujos algunos de los lugares comunes donde habita una parte amplia del mundo académico español.  


Es honesta intelectualmente y por eso quiere polemizar contra convencionalismos facilones.

ADOLFO CARRASCO | 03/02/2017
-------------------------

8.5.17

la conquista de america: Los judios y conversos en cantidad


EL PERIODISTA JESÚS ANGULO ENTREVISTA AL HISTORIADOR PROFESOR ELÍAS BARROCAS EN SU PROGRAMA TELEVISIVO "ENTÉRESE" EN MIAMI FLORIDA..

EL PRESENTE VIDEO CONSTA DE 3 ENTREVISTAS QUE HEMOS UNIDO PARA UNA SOLA PRESENTACIÓN.
PREPÁRESE PARA DESCUBRIR LA HISTORIA CASI NUNCA
CONTADA...
PREPARESE PARA ESCUCHAR LA INFORMACIÓN QUE NUNCA NOS ENSEÑARON...

¡SABÍA UD. QUE?...

LOS DUEÑOS DE LAS 3 CARABELAS ERAN JUDIOS CONVERSOS
LA IDEA DEL PROYECTO ERA DE JUDIOS CONVERSOS
LA FINANCIACION DEL PROYECTO FUÉ DE JUDIOS CONVERSOS

Y QUE....
CRISTOBAL COLON ERA JUDIO CONVERSO Y TANTO
PIZARRO COMO CORTÉS ERAN JUDIOS CONVERSOS TAMBIÉN.

LA DENOMINACIÓN DE "JUDÍO CONVERSO" SE LE OTORGABA AL JUDÍO QUE SE HABÍA CONVERTIDO AL CRISTIANISMO.
EN LA ESPAÑA EN EL SIGLO XV, O TE CONVERTÍAS O PASABAS POR LA INQUISICIÓN.
HUBO JUDÍOS QUE HICIERON ESA CONVERSIÓN SINCERAMENTE, PERO MUCHOS OTROS NO.


Como dice el Historiador Elias Barrocas, hay una historia no contada, una historia oculta detrás de los acontecimientos la cuál, con el paso del tiempo puede ser rescatada al ubicarla en el contexto global de los acontecimientos.

 -------------------

 En 1391 no existia el reino de España,pero Hispania(su verdadero nombre) existe desde la epoca de los fenicios que fueron quienes le pusieron el nombre al conjunto de pueblos de la penisula iberica y que despues los romanos siguieron llamando Hispania.

----------------- 

Aquí no se salva, ni el Cardenal de entonces, como los Reyes Católicos unos inquisidores, que tenían al todo España muerta de hambre, para mantener la Inquisición y a la burguesía. En los viajes de América, solo iban, parásitos, corruptos y asesinos de indígenas en busca del oro y la esclavitud. Salían de España y de Portugal; de toda etnia, sea Judía o Católica

-------------------

El profesor Barracas se volo la barda al decir los genes Judios,muy mal!!!!! por parte de un profesional.Nunca han existido los genes Judios,los genes cristianos ni los genes musulmanes.El Judio NO es una etnia tampoco lo es el Cristiano.,Un claro ejemplo contundente es: El Judio Hebreo Semitico Sefardita Biblico y el Judio NO Hebreo,NO Semitico NO Biblico Ashkenazi ( Europeo-Jafet ),Como pueden ver se trata de dos etnias completamente diferentes,como tambien seria entre Cristianos Bolivianos y Cristianos Irlandeses.El Cromosoma al que se refiere el profesor,es el Cromosoma 16.

Este Cromosoma lo portan Judios,Cristianos,musulmanes Latinos Europeos,Latinoamericanos,Arabes y negros Semiticos de Africa y de las Americas.Respuestas a algunos comentarios.

El rey David no fue Judio ni Judeo,nunca en su vida escucho esas dos palabras.Jesus nunca fue Judio,el fue Judeo,Judio y Judeo son dos cosas muy diferentes.Los Judios Sefarditas son Edomitas(ver al profeta Isaias) y fueron expulsados de Espana una sola vez en 1492.Las expulsiones anteriores de Judios al ano1492 en muchos paises de Europa eran contra los Judios Ashkenazi no contra los Sefarditas

-------------------

 La mayoría de los practicantes de la religión judia en América son jazaros askenazis....y los pocos sefardíes...son portugeses...

--------------------

Podríamos ver la historia como un puzzle, donde a través del tiempo las piezas se van encajando pacientemente, generación tras generación.
Descubrir la participación de la judería organizada en los tiempos de los reyes Fernando e Isabel, dice mucho, sobre todo cuando vemos hoy en día el tremendo poder mundial que esas élites Judías han conseguido. Poder que han utilizado para llevarnos, casi sin darnos cuenta, a un orden globalizado mundial en el que la mayoría de la humanidad se encuentra en desventaja.

Este trabajo de siglos, silencioso y efectivo desemboca finalmente en la instauración de un Orden Mundial Nuevo, o mejor dijéramos un "Nuevo Orden Mundial" para el que no han escatimado esfuerzos y engaños de todo tipo y para el cuál no han encontrado oposición de nuestra parte.

Sin duda alguna, la "buena fe" del espíritu humano, como una paradoja, ha sido su mejor aliado en la consecución de sus siniestros planes.

6.5.17

MARCION - CRISTIANISMO - conocimiento gnostico


Marción; primeros tiempos del Cristianismo *



Cuanto más nos interesamos por lo que sucedía en los tiempos del post-Cristo, no podemos dejar de sorprendernos ante todo lo que fué debidamente *sepultado* en la historia.

Seguramente que en el colegio nunca nos enseñaron sobre Marción.

Otro habría sido el destino de la humanidad si lo que hoy conocemos como *religión* no hubiera sido manipulado, de acuerdo a los intereses que parece...hoy rigen a nuestro mundo.


Marción de Sinope nació en el año 85 en Sínope y murió en el año 160 en Roma, fué escritor y teólogo griego, catalogado como un heresiarca cristiano del siglo II, fundador de la iglesia marcionita.

Su doctrina se resume en la existencia de dos espíritus supremos, uno bueno y otro malo, y considera al Dios del Antiguo Testamento como el inferior de éstos dos, un simple modelador de una materia ya preexistente.
Vean ustedes que al nacer apenas 85 años después de la muerte de Cristo, Marción fué y es un testigo invalorable de lo que se pensaba en aquellos tiempos.

Marción rechazaba por lo tanto el Antiguo Testamento, y del Nuevo sólo aceptaba el Evangelio según san Lucas y las epístolas de San Pablo.

Como era muy rico, ya que era naviero, viajó a Roma entre los años 120 y 130, con la idea de intervenir en la propagación de la fe y poner su dinero al servicio de ésta causa.

Fue excomulgado por su padre que era obispo de Sínope, luego readmitido a la iglesia de Roma en 139 y posteriormente declarado hereje y vuelto a ser excomulgado y expulsado de Roma en el año 144. Su partida fue un duro golpe para las arcas del cristianismo romano.

Después de su muerte se extendieron ampliamente sus ideas tanto hacia el este como hacia el oeste. En Oriente su teoría duró hasta el siglo 10.

Marción fue un gran adepto del apóstol Pablo, y como griego, no entendía que el cristianismo mantuviera una conexión judía. Consideraba que la Versión de los Setenta no era auténtica y carecía de autoridad. Influido por las enseñanzas de los gnósticos, concibió una nueva forma de entender el cristianismo.





Partidario de una cosmología y una teología vertebradas en la contraposición del Dios Bueno que vive en el cielo supremo y el Dios Justo que es inferior al anterior. El Dios Justo es el creador y dueño del mundo y coincidiría con el Dios del Antiguo Testamento. Por ello, rechazó de plano el Antiguo Testamento, pues éste hablaba de un Dios sangriento y vengativo, responsable de los males y las guerras y propuso que el Dios del AT no era el mismo Dios padre de Cristo. Rechazó de plano el uso del miedo a Dios para imponer la obediencia. Se apoyaba sólo en el amor como sostén de la ética.

Al Dios del Antiguo Testamento se le contrapone la venida de Jesucristo, que ha sustituido la ley por el amor y ha sustraído a las almas humanas del poder del Dios creador del mundo.

Marción fué un notable erudito, que sobresalía entre los hombres de la época, era respetado y habría sido sin dudas uno de los primeros redactores del Nuevo Testamento, pero su oposición al At les costó el destierro y la opresión. Escribió un primer canon, en el que sólo incluía los escritos de Pablo, dejando sólo algunas epístolas como auténticas, quitó la de los Hebreos y las llamadas pastorales y el Evangelio según san Lucas sin los dos primeros capítulos. Después de este canon, el cristianismo ortodoxo se dio cuenta de que era necesario organizar la maraña de escritos que se habían producido desde el origen del cristianismo y publicó su propio canon, que llegó a ser lo que hoy conocemos como Nuevo Testamento.

Según un texto antiguo, Marción decía que el Demiurgo robó elementos lumínicos del mundo verdadero, y con ellos creó el universo físico que conocemos.

Todo lo que suponía saber de Marción son los escritos de Tertuliano e Ireneo condenándolo. Sin embargo, se tienen noticias de dos textos, uno conocido como *Antítesis* =contradicciones entre el Antiguo y el Nuevo Testamento=, y el otro su versión de la Biblia.

Marción es considerado como el mayor peligro que sufrió el cristianismo primitivo, porque estaba muy organizado y disponía de mucho dinero para predicar sus teorías.





Al principio estaba en comunión con la iglesia de Roma, y había contribuido generosamente a sus fondos, sin embargo, los presbíteros no podían explicar sus planteos y se negaron a enfrentar las preguntas importantes que Marción puso delante de ellos, se dice que había amenazado con hacer un cisma en la iglesia, y al parecer fue finalmente excomulgado.

Las opiniones de Marción se propagaron rápidamente en el *mundo entero*, por usar la frase patrística habitual para los dominios greco-romanos, y en fecha tan tardía como el siglo 5 escuchamos de Teodoreto la conversión de más de un millar de marcionitas. En Italia, Egipto, Palestina, Arabia, Siria, Asia Menor y Persia, iglesias marcionitas surgieron, espléndidamente organizadas, con sus propios obispos y el resto de la disciplina eclesiástica, con un culto y servicio de la misma naturaleza como lo que posteriormente se convirtió en la Iglesia Católica. La ortodoxia no tenía organizado un movimiento como tal, en cambio la organización marcionita tenía entonces una oportunidad excelente de convertirse en una religión universal.

¿Cuál era entonces el secreto del éxito de Marción? Como ya se ha señalado, era el mismo éxito de la crítica moderna tal como se aplica al problema del AT.

Inclusive, la retórica de Marción era en algunos aspectos más moderada que el juicio de algunos de nuestros pensadores modernos. Con gran perspicacia él arregló los dichos y hechos atribuidos a Yahvé por los escritores y compiladores y editores de los libros heterogéneos de la colección del Antiguo Testamento, en columnas paralelas, por así decirlo, con los dichos y enseñanzas del Cristo en una serie de antítesis que llevó a cabo de manera sorprendente con el hecho de que la idea de un Dios Justo, era contraria al ideal del Buen Dios predicado por Cristo.





Sabemos cómo en estos últimos días las mejores mentes de la Iglesia han rechazado los dichos y hechos horribles atribuidas a Dios en algunos de los documentos del Antiguo Testamento, y así vemos cómo Marción formuló una protesta que caló muy hondo en los corazones de miles de los más ilustrados hombres de aquél incipiente cristianismo.

En cuanto al Nuevo Testamento, en el tiempo de Marción, la idea de establecer un canon recién se comenzaba a pensar. Marción, también tenía una idea de un canon, pero fueron las antípodas de las vistas que más tarde se convirtieron en la base del canon ortodoxo.

El Cristo había predicado una doctrina universal, una nueva revelación del buen Dios, el Padre de todas las cosas. Él intentó injertar esto en el judaísmo, el credo imperfecto de una nación, aduciendo que estaban en un grave error, y habían malinterpretado totalmente la enseñanza de Cristo. El Cristo no era el Mesías prometido a los Judios. Ese Mesías iba a ser un rey terrenal y estaba destinado a los Judios solamente, y aún no había llegado. Por tanto, el hecho de que apareciera Cristo demostraba que la pseudo-historia del AT se había adulterado y distorsionado de los dichos originales del Señor, el evangelio universal, por las glosas no inteligentes, y erróneas que habían tejido en sus colecciones de las enseñanzas. Fue la más terrible acusación del ciclo de Nuevo Testamento que jamás se haya formulado. Los hombres estaban cansados de todas las contradicciones y oscuridades de las variantes innumerables y mutuamente destructivas de las tradiciones relativas a la persona de Jesús. Ningún hombre podía decir cuál era la verdad, ahora que la historia había sido tan alterada para ajustarse al nuevo Mesías, la teoría de los judíos conversos.





En cuanto a la historia real, entonces, Marción comenzó con Pablo, él fue el primero que había entendido realmente la misión de Cristo, y había rescatado la enseñanza desde el oscurantismo del sectarismo judío. De las múltiples versiones del Evangelio, él tendría que hablar de los Paulinos. Rechazó toda otra recensión, incluidos los que se atribuían a Mateo, Marcos y Juan. El Evangelio según Lucas, el *seguidor de Pablo*, también fué rechazado por Marción, considerándolo como una recensión para adaptarse a las opiniones de la parte judaizante. Su Evangelio fue presumiblemente la colección de dichos de uso entre las iglesias paulinas de su época. Los marcionitas sostuvieron que su Evangelio fue escrito por Pablo de la tradición directa, y que Lucas no tenía nada que ver con eso.

Así que muchos apologistas ortodoxos escribieron contra Marción después de su muerte, y es posible reconstruir la casi totalidad de su Evangelio. Se inicia con la predicación pública de Cristo en Cafarnaúm, que es más corta que el actual documento de Lucas, y algunos escritores de gran capacidad han sostenido que era el original de la versión de Lucas, pero esto no es muy creíble. En cuanto al resto de los documentos incluidos en la presente colección del Nuevo Testamento, Marción no tendría nada que ver con ninguno de ellos, excepto diez de las cartas de Pablo, partes de la cual él también rechazó como interpolaciones por los reconciliadoras de la controversia Petro-Paulinistas. Estas diez cartas se llamaban *El Apóstol* =Apostolikon*.





La crítica más larga de puntos de vista de Marción se encuentra en la invectiva de Tertuliano contra Marción, escrito en 207 y en los años siguientes. Esto siempre ha sido considerada por los ortodoxos como la más brillante pieza de trabajo, pero a la luz de las conclusiones alcanzadas por la industria de la crítica moderna, y también para el sentido común, parece que un pedazo de la retórica molestó. Tertuliano trata de mostrar que Marción enseñó dos dioses, Marción sin embargo, enseña que la idea de los Judios acerca de Dios, tal como se expone en el Antiguo Testamento, era inferior y antagónica al ideal del Buen Dios revelado por Cristo. Esto se establece en la doctrina gnóstica. Pero no podemos esperar un tratamiento desapasionado de un grave problema, que en los últimos años llegó a una solución satisfactoria para la cristiandad, la violencia de Tertuliano, cuyo temperamento puede ser extraído de su discurso enojado contra los marcionitas: *Ahora bien, los perros, los que ponen fuera al apóstol que grito en el Dios de la verdad, ¡Estas son las manzanas de la discordia, que habéis sido perpetuamente corrompidas!*

El trabajo de Eznik =Eznig o Esnig=, un obispo armenio que floreció alrededor de 450 dC, en su tratado *La destrucción de las Doctrinas Falsas*, dedica el cuarto y último libro a los marcionitas, que parecen haber sido incluso en esa fecha tardía, un vasto cuerpo floreciente. Aunque es dudoso que las ideas allí descritas fueran precisamente las mismas que el sistema original de Marción, es evidente que la tradición marcionita era de una tendencia claramente gnóstica, eso se supo cuando el tratado de Eznik fué traducido al francés en 1833.





Será suficiente entonces entender la base del marcionismo. Había tres cielos, y en el más alto fue el del Buen Dios, en el intermedio el Dios de la Ley, en el más bajo, ese Dios con los ángeles. Debajo se asentaba la raíz-materia. El mundo es el producto conjunto del Dios de la Ley y la materia creada por él. El poder creativo de percibir que el mundo era muy bueno le provoca crear al hombre para habitarlo. Así le dio su cuerpo y el poder creativo de la respiración. Y Adán y Eva vivían en la inocencia en el paraíso, y no engendraban hijos. Y el Dios de la Ley deseaba tener a Adán para hacer que él solamente le sirviera. Así que le dijo: *Adán, yo soy Dios, y fuera de mí no hay otro; si tú adoptas a cualquier otro Dios morirás con la muerte*. Y Adán al enterarse de la muerte tuvo miedo. Ahora la llamada serpiente que había tenido siempre la costumbre de servir a Adam, cuando se enteró de que él adoraba solamente a ese Dios, en venganza ella llena el mundo de idolatría, por lo que los hombres dejaron de adorar al Dios del AT. Entonces llegó la ira del creador del mundo, y condenó a los hombres a la muerte, desde Adán en adelante.

Pero, al fin, el Buen Dios miró desde los cielos, y vio las miserias que el hombre sufrió a través del creador del mundo. Y envió a su Hijo, diciendo:. *Desciende, tome en ti la forma de siervo con un cuerpo, y hazte a ti mismo como los hijos de la Ley , dad la vista a sus ciegos, trae a sus muertos a la vida, lleva a cabo la recompensa de los más grandes milagros de curación. Entonces, el Dios de la Ley, celoso, instigará a sus siervos para crucificarte, luego pasarás por el infierno, que abrirá su boca para tragarte suponiendo que serás uno de sus muertos. Entonces liberarás a los cautivos que hallarás allí, y hazlos subir a Mí*.





Y así las almas fueron liberadas del infierno y llevadas hasta el Padre Absoluto. Con lo cual el Dios de la Ley se enfureció, y rasgó sus vestidos y rasgó la cortina de su palacio, y se oscureció el Sol y el velo del mundo en la oscuridad. Entonces el Cristo descendió por segunda vez, pero ahora en la gloria de su divinidad, para reprender al Dios de la ley. Y el Dios de la ley se vio obligado a reconocer que había hecho mal al pensar que no había mayor poder que él. Y Cristo le dijo: *Tengo una controversia contigo, pero no voy a tomar ninguna otra ley para juzgarte, sino tu propia ley: ¿No está escrito en tu ley que alguien que mata a otro será que lo mataran; quien derramare sangre inocente tendrá su propia sangre derramada? Permítame entonces decirle que yo debería matarte y derramar tu sangre, porque yo soy inocente y tú has derramado mi sangre*.

Y luego pasó a relatar los beneficios que había concedido a los hijos del dios errado, y como Él había sido crucificado a cambio, y el Dios de la Ley no pudo encontrar ninguna defensa, y confesó y dijo: *Yo era ignorante; pensaba en ti como un mero hombre, y no conocía que podrías ser un dios, y tomar la venganza que es fuero para ti*. Y el Cristo luego lo dejó, y entregó a Pablo la revelación del camino de la verdad.

Los marcionitas eran los más rígidos de los ascetas, absteniéndose de matrimonio, la carne y el vino, estos últimos excluidos de la Eucaristía.





También se regocijaban más allá de todas las otras sectas en el número de sus mártires. Los marcionitas también nos han dado la más antigua inscripción cristiana. Fué descubierta en la puerta de una casa en un pueblo sirio, y antiguamente marcaba el sitio de una casa de reunión o iglesia marcionita, que curiosamente se llamaba sinagoga. La fecha es el 1 de octubre de 318 dC y el punto más notable de ello es que la iglesia fue dedicada a *El Señor y Salvador Jesús, el Buen *Chrestos*, no Christos. En los primeros tiempos no parece haber habido mucha confusión entre los dos títulos. Christos es el griego para el hebreo Mesías, el Ungido, y fue el título utilizado por aquellos que creían que Jesús era el Mesías judío. Esto fue negado, no sólo por los marcionitas, sino también por muchos de sus predecesores gnósticos y sucesores. El título *Chrestos* se utilizó de una perfección de ,*el santo*. Hay duda en días posteriores a los ortodoxos, qquienes finalmente tuvieron a cargo la única edición de los textos, en la ignorancia pura cambiaron Chrestos en Christos, de modo que en lugar de la búsqueda de la promesa de la perfección en la historia religiosa de todas las naciones, se limitaron a la tradición judía solamente, y asestaron un golpe fatal a la universalidad de la historia y la doctrina. Hubo, naturalmente, una serie de sub-escuelas de la escuela de Marción , y en sus filas había un número de profesores distinguidos.


Daniel Mahar, experto en análisis de escrituras sagradas dice sobre Marción y su obra;


Éste es un breve ejercicio de mi parte cuyo objetivo es proporcionar un breve vistazo al trabajo de Marción, *Antítesis*, que establece contrastes en pasajes a través de la narrativa del comentario, mediante la presentación del AT y del NT entre la deidad hebrea y el Dios de Cristo. No está claro cómo se organizó en realidad este trabajo, ya sea una obra separada del canon de Marción, o fué un estudio incorporado a él. Para la primera parte de este trabajo, se realiza un intento extrayendo y construyendo a partir del testigo hostil Tertuliano =Adversus Marcionem= .


-El Dios creador del mundo y el Dios Supremo.

-Las inconsistencias del Dios del AT.

-Los dos Cristos.


Ésto por lo menos proporcionará al lector una idea general de lo que la obra de Marción *Antítesis* pudo haber sido. Para una discusión más a fondo sobre *Antítesis* de Marción, recomiendo ver el trabajo de Adolf Von Harnack, *Marción: El evangelio del Dios Alien* =pp.53-63; ET Laberinto Press, 1990=.


-El Dios creador del mundo y el Dios Supremo.

Un árbol malo no da buenos frutos, ni puede un árbol bueno dar malos frutos. Porque cada árbol se conoce por su fruto. Lucas 6:43,44.

Yo soy el Señor, y no hay otro; Yo formo la luz y creo las tinieblas, yo hago la paz y creo la adversidad.

Isaías 45:6,7





*Yo creo la adversidad*..éste dios es el autor del mal, no debería ser así según la analogía del árbol bueno que produce su fruto bueno según el Cristo quien encuentra una disposición diferente, un Dios de una simple y pura benevolencia que se diferencia del Dios del AT.

En Cristo un nuevo Dios se revela, mientras que el Dios del AT es judicial, duro, poderoso en la guerra.

El Dios Supremo de Cristo es suave y simplemente bueno y excelente.

El título de *Dios* es muy difuso, y se aplica a otros seres, así, como está escrito: *Él está en la reunión de los poderosos*; *Él juzga entre los dioses* =Salmo 82:1,6=, *Vosotros sois dioses*. Así es que el atributo de supremacía sería inapropiado.

Jesucristo reveló un nuevo Dios, el cual, en el viejo mundo y en el viejo tiempo y bajo el Antiguo Dios del AT era desconocido y sin precedentes. Incluso el creador del AT no tenía conocimiento del Supremo Dios que está por encima de sí mismo, que, aunque él no lo manifieste desde el principio y por medio de la creación, aún no ha sido revelado a sí mismo hasta la llegada de Cristo Jesús.

Sin duda, este mundo es una gran obra, digna de un dios. Sin embargo, el Dios Supremo tiene todo bajo su Creación. Una obra es suficiente para nuestro Dios Supremo, él ha entregado al hombre su bondad suprema y más excelente, que es preferible a la creación de todas las plagas de langostas. Una bondad primaria y perfecta es derramada voluntariamente y libremente sobre los extraños sin ninguna obligación de amistad ni culto, sólo el principio que se nos pide es que amemos a nuestros enemigos, que como tales, en esa misma cuenta son extraños a nosotros.

El Dios Supremo es susceptible de ningún sentimiento de rivalidad, o la ira, o daños o lesiones. Él no se escandaliza, y no se hace temer, como un ser bueno no debería ser objeto de temor, tal como sí ocurre con un dios juez, en quien reside la base para el miedo, la ira, la gravedad, los juicios, la venganza, y la condena .





-Las inconsistencias del Dios creador del mundo.

El Dios del AT es inconsistente, en relación con las personas, a veces desaprueba donde se merece aprobación, también es carente de previsión, otorga la aprobación de los hombres que más bien deberían ser reprobados, como si él tampoco censurara sus propios juicios del pasado, o no pudiera prever el futuro d elo que ha creado.

Con la inconstancia y la imprevisión se arrepintió, o en algún recuerdo de alguna mala acción, porque el Dios del AT en realidad dice; *Me arrepiento de haber puesto por rey a Saúl* =1 Samuel 15:11=, su arrepentimiento es el sentido de un reconocimiento de una mala obra o un error. Este es también el caso en el asunto de los habitantes de Nínive, cuando el Libro de Jonás 03:10 dice;

*Y Dios se arrepintió del mal que había dicho que les haría, y finalmente no lo hizo*.

El creador del mundo llamó a Adán y le preguntó: *¿Dónde estás tú?* como si ignoraba dónde estaba Adán, y cuando Adán alegó que la vergüenza de su desnudez era la razón de ocultarse, el Dios del AT le preguntó si había comido del árbol, revlando su duda =Génesis 3:9-11=.

En el caso de Sodoma y Gomorra, él dice *Yo descenderé ahora, para ver si han consumado su obra según el clamor que ha venido hasta mí, y si no, lo sabré*, otro ejemplo de su incertidumbre en la ignorancia.

El Dios del AT fue incluso incapaz de medir su fiereza cuando, en su ira contra el pueblo por su consagración del becerro de oro, él hace esta solicitud a Moisés: *Déjame que se encienda mi ira en ellos, y que los consuma, y yo te haré una gran nación* =Éxodo 32:10=. Moisés es mejor que su Dios, y hasta lo hace reflexionar diciéndole *No! porqué vas a hacer esto, me destruirás junto con ellos* =Éxodo 32:32=.




-Los dos Cristos.

El Cristo que en los días de Tiberio reveló a un Dios hasta ahora desconocido, era para la salvación de todas las naciones, un ser diferente del Cristo que fue ordenado por el Dios del AT para la restauración del estado judío, y que aún no había llegado.

Cristo del AT es ser un guerrero, un portador de armas, y poderoso en la guerra.

El Cristo del Buen Dios, que ha venido, es un ser muy diferente del Cristo del AT.

La descripción de Isaías de Cristo en ningún momento se adapta al Cristo del Buen Dios. El Cristo de Isaías se llamará Emmanuel =Isaías 07:14=, y luego, tomaría las riquezas de Damasco y los despojos de Samaria contra el rey de Asiria =Isaías 08:04=. Pero, sin embargo, el Cristo que vino no fue ni nació bajo el nombre de tal, ni nunca participó en una empresa de guerra.

El Cristo que vino, nunca había sido predicho tal cual como fué, pero el Cristo predicho aún no había aparecido. Los mismos judios estaban bastante seguros de que el Cristo Jesús se trataba de algún otro y no el mesías del AT, por lo que no sólo lo rechazaron como un extraño, sino que lo mataron como a un enemigo, a pesar de que se le ha reconocido, y con toda la devoción religiosa le siguieron como si hubiera sido uno de ellos.

La diferencia entre los dos Cristos, es que el Cristo judío fue ordenado por el Dios del AT para la restauración de los judíos dispersos, mientras que nuestro Cristo fue designado por el Dios Supremo para la liberación de todo el género humano.

El Cristo del Dios Supremo fué conducido a la cruz por los poderes hostiles y las autoridades del creador del mundo, el sufrimiento de la cruz no fue predicho para el Cristo del Dios del AT, por otra parte no hay que creer que el Dios del AT pudiera exponer a su hijo a ese tipo de muerte en la que él mismo había pronunciado una maldición; *Maldito todo el que es colgado en un madero* =Deuteronomio 21:3, Gálatas 3:13=.


Muy poco que agregar.

Éstas investigaciones que les comparto son fruto de un arduo trabajo, traducciones, correcciones, etc., Aprovechen internet, usen el buscador de Google si prefieren, e investiguen, lo que yo hago también pueden hacerlo ustedes y sería mucho mejor para que, cada quien saque sus propias conclusiones antes que juzgar las conclusiones de los demás. Si no se investiga y se dedica tiempo difícilmente se pueda ampliar el conocimiento y ponerse a discutir sobre cosas que se desconoce. Los invito a investigar, a invertir sus tiempos de internet en cosas que creo, les van a abrir el entendimiento.

Éstas investigaciones compartidas son una incitación a que sean ustedes mismos los buscadores sin depender de nadie más, espero les sean de suma utilidad, oportunidad que nunca nos brindó el sistema educativo digitado para que nos creyéramos que estábamos *aprendiendo*, cuando en realidad aprendemos una parte de un todo, y que además está armada casi colectivamente en todo el mundo. Libros de historia impuestos, donde sólo nos enteramos de la versión que al sistema le conviene.


El sistema educativo tanto primario, secundario, como universitario, son un molde cruel que nos des-forma, porque si educarse implica tener conocimiento...yo me pregunto si ese conocimiento en lugar de ilustrarnos no nos vuelve más borregos de lo que creemos. Un ingeniero o cualquier profesional puede ser un erudito en su materia pero sigue siendo un ignorante como ser pensante si se lo prepara solamente para saber de ingeniería..El mundo necesita de los ingenieros como de todos los profesionales, pero mucho más necesita gente que razone sobre las cosas profundas que nos enseñen en qué debemos cambiar para hacer una humanidad de verdad justa para todos, y eso no es lo que realmente ocurre.


Gilgamesh***


Publicado por Gilgamesh el inmortal en 22:42


Enviar por correo electrónico Escribe un blog Compartir con Twitter Compartir con Facebook Compartir en Pinterest





Etiquetas: ANTIGUAS CIVILIZACIONES , DIOS , GNOSIS 2014 , NUEVAS CORRIENTES DE PENSAMIENTO , RELIGIONES






8 comentarios :
Freibeuter dijo...

Hola Gilgamesh.

Eso que dices de no depender de otros es la mayor verdad y mas dura de asumir. Hacerse responsable, para lo bueno o malo, de uno mismo dejando de buscar que "otro" nos solucione nuestra vida. En la definicion de un Ser Humano se incide en que son "racionales", pero la educacion y la realidad social nos llevan a que razonar es malo cuando uno lo hace sobre las "grietas" del sistema.

Tu consejo es el que doy siempre a todo el que me cruzo: "Piensa por ti mismo y llega a tus propias conclusiones". La vida de cada uno, su camino, es SUyo es como decide el expresarse en el tiempo que este encarnado en este planeta. Deberiamos pensar que igual que todas las figuras que un hombre talla para vender en un mercadillo, la base de todos es la misma, debe ser respetada, aunque cada uno tenga sus particularidades y sea El mismo. Para poder ser TU, debes respetar que cada otro sea EL. ¿Como prenteder ser libre y merecedor de respeto si no es algo que damos a los que nos rodean?

Buscar, informarse... Incluso aunque no tengas mucha informacion, cuestionar la que tengas si ves contradicciones en sus planteamientos. Yo, por ejemplo, desconocia todo este tema de gnosticismo que planteas, pero desde pequeñin veia muy extraño el dios del antiguo testamento y el promulgado por el cristo. Independientemente de como a uno lo miren los demas (tachandolo de raro o inadaptado) tenemos el deber y la obligacion de ser nosotros mismos y defender con coherencia nuestras propias conclusiones sobre cualquier informacion o hecho ante el que nos encontremos.

En relacion a lo que indicas sobre la educacion... Es tan triste ver como nos "doman", igual que a cualquier animal domestico. No nos enseñan a razonar, solo a acumular informacion y no cuestionarla por que no vamos a saber nosotros mas que los que toda la vida han sabido.

Hay una pagina web en la que tratan dicho asunto

http://gazzettadelapocalipsis.com/2014/01/16/de-que-sirve-la-educacion/




Si no recuerdo mal en ella viene un enlace a un pdf en el que se profundiza mucho mas a fondo sobre nuestro sistema educativo. Espero que a algunos les sirva como fuente de informacion para llegar a sus propias conclusiones.

Te agradezco enormemente la informacion que facilitas a quien la quiera analizar y la forma que tienes de indicar que no hay que creer a nadie a pies juntillas. El maestro que cada uno necesita esta en su interior, simplemente hay que escucharse. Cierto que cuesta mucho con todos los "ruidos" externos e internos con los que solemos andar, pero si lo deseamos y nos esforzamos un poco le oiremos. Dentro de nosotros esta una copia de Todo Lo Que Es, por que somos una fraccion de el. Cuando tenia unos 14 años lei el libro de Richard Bach, Juan Salvador Gaviota y me impacto mucho. Hay una frase de el que quiero añadir:

–¿Por qué será –se preguntó Juan perplejo– que no hay nada más difícil en el mundo que convencer a un pájaro de que es libre, y de que lo puede probar por sí mismo si sólo se pasara un rato practicando? ¿Por qué será tan difícil?

No se trata de lo que nadie te diga, si no de la conclusion que tu mismo saques o, dicho de otro modo "no importa en que crees, si no por que lo crees".

Espero que con todos los aportes de la gente que libremente intenta ayudar a otros a conseguir que sean ellos mismos consigamos una sociedad mejor para los que vengan detras.

Un saludo



lunes, febrero 17, 2014 12:38:00 a. m. Dan A dijo...

Todo con mucho sentido apreciado Gilga.


Sin duda,juntar el AT con el NT en un mismo libro y "adorarlo" como si se hablase de lo mismo es como el tipo bajito, moreno y con bigote que está exaltado aplaudiendo a otro bajito,moreno y con bigote cuando está diciendo que todos los que no sean altos y rubios deben desaparecer.




Lo increible o a lo mejor ni tanto,cada cual lleve sus motivos a sus creencias es que esas cosas tan "absurdas" se "llevan" un porcentaje muy amplio de seguidores.....debe ser por aquello del que "no quiera escuchar que no escuche"....ya reclamará de su existencia más adelante y seguramente tampoco sea "escuchado"...




lunes, febrero 17, 2014 11:05:00 a. m. Gilgamesh dijo...


Freibeuter; excelente reflexión que comparto plenamente y agradezco. Solo agregar amigo que, si solo se tratara de una mera creencia como si fuera un producto de consumo personal que no daña a nadie más que quien lo consume, no sería problema. Pero la creencia es en realidad algo llamado religión, y las religiones están íntimamente ligadas al poder del mundo. Las religiones se basan en sus libros sagrados que luego los Estados ponen en paráctica en todos sus estamentos. Los Presidentes suelen jurar sobre una Biblia cuando asumen el cargo ¿aqué dios le jurarán?, las escuelas en algunos países tienen incluída la materia *religión*, que es precisamente la que el Estado manda. Los jueces juzgan basados en la religión sobre preceptos de pretendida moralidad los actos individuales de una persona, el mismo Estado que se dice Cristiano o Católico es el mismo Estado que impone la pena de muerte, ¿y la otra mejilla? el mismo Estado religioso y pretendidamente democrático hace guerras, bombardea y mata a otros seres humanos, a veces ni siquiera mata a soldados sino a civiles inocentes ¿y el no matarás?. Por eso amigo Freibeuter ojalá que una creencia solamente fuera un acto inherente al individuo, pero no lo es, y arrastra al poder del mundo a obrar de acuerdo a una religión. Cuando una cosa no funciona como dice que funciona...no sirve. Si el agua quemara en lugar de mojar no serviría, como el fuego no sirve si en lugar de quemar moja, si la religión en lugar de generar mejores inidividuos los enajena no sirve, por eso considero que la religión que maneja el mundo no es la que realmente se nos enseñó en el principio, es una copia perfectamente acomodada a los intereses del mal. Fuerte abrazo.


lunes, febrero 17, 2014 1:59:00 p. m. Gilgamesh dijo...


Ismael; gracias amigo y ¡gracias Laura! yo también extraño sus comentarios y a ella, ojalá intentara abrir esa cuenta y poder comentar. Un abrazo grande Laura, gracias por estar ahí siempre, gracias a ambos.

Dan; sí amigo, comparto. Yo lo podría parangonar con una hamburguesa, es rica, todos la consumen pero no saben con qué está hecha, si lo supieran ni locos la comerían..jeje.
Abrazo.

lunes, febrero 17, 2014 2:04:00 p. m. dimensionalfavideos dijo...

Hola Gilga!! puedo llamarte asi? uno se encariña con el tiempo de la manera en que se describe el contendido. el concepto, la experiencia, la teoría. y de ahí gesta un indicio de tu humanidad. en fin. te saludo y te pregunto si lees o leíste a jiddu krishnamurti.. muy interesante y sobre todo muy practico, aliento a su lectura que tiene que ver mucho de lo que se habla.. abajo dejo el links de su pagina. realmente para leerlo






lunes, febrero 17, 2014 3:58:00 p. m. Guerrero perez dijo...

gilgamesh este no es un coemtario sino una pregunta,tengo poco tiempo de ver tu pagina y quiero saber en quien crees y se me puedes dar mas informacion de las traducciones biblicas ya que la mayoria existen diferencia la cual se ajustan a su doctrinas,yo creeo en cristo y no creeo en otro nombre soy cristocentrico y respeto a los demas que creen en otros personas o dioses

lunes, febrero 17, 2014 4:15:00 p. m. Gilgamesh dijo...


Dimensión; ¡claro que sí amigo!, yo también me encariño con ustedes, es algo normal. He leído sobre Krishnamurti, no todo pero sí bastante. Gracias por el link, fuerte abrazo.

Guerrero; estimado, tal como le prometí ya le respondí aquél día en el mismo bloque donde Usted dejó su comentario. No voy a reiterarlo ahora, si tiene poco tiempo para ver mi página =tal como Usted dice=, no veo para qué su ansiedad por saber en qué creo yo. Reitero, ya le respondí a todas sus preguntas. Crea Usted en lo que más le convenza y yo hago lo propio, tal como todos deben hacer.

lunes, febrero 17, 2014 9:50:00 p. m.